mundial de uruguay

Origen de los Mundiales: Copa del Mundo

La idea que de lo que fue el Origen de los Mundiales nació el 21 de mayo de 1904 en París, en la fundación de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), el organismo rector del fútbol, que contaba con la presencia de siete asociaciones europeas de fútbol: Francia, Bélgica, Dinamarca, Países Bajos, España, Suecia y Suiza.

Fue Robert Guérin, el representante de la asociación francesa quien propuso que se estableciera en los estatutos un artículo, especificando la obligación de organizar periódicamente un torneo internacional abierto a todas las entidades afiliados a la FIFA.

Sin embargo, por entonces quedo en eso, un articulo sin definir que no cuajo en los planes de aquellos años.

Pero tiempo después, el francés Jules Rimet (presidente de la FIFA durante 33 años a partir de 1921) quiso volver a sacar a la luz la idea y luchar por conseguirla.

Jules Rimet

 

Logró que en 1926 se formara una comisión especial para estudiar la posibilidad de celebrar un campeonato mundial. La meta estableció que en un periodo no mayor a los tres o cuatro años, se pudiera organizar el primer campeonato mundial de fútbol abierto a todas las asociaciones, sin distinción entre jugadores profesionales o amateurs.

Esta idea pasada, volvió a renacer por el malestar que generaba en el mundo del deporte y por supuesto más, en el ámbito deportivo, el hecho de que el fútbol no tenía nada de interés o muy poco dentro de los Juegos Olímpicos. Las selecciones enviaban a este campeonato jugadores poco reconocidos e incluso amateurs.

Jules Rimet, insistía específicamente en que eran suficientemente competentes para asumir la responsabilidad total del Torneo; de otro modo, organizarían uno propio. Quería que el Campeonato Mundial tuviese el mismo carácter de universalidad, pero que tuviese interés y llamase la atención igualmente a profesionales.

Finalmente, en el Congreso de 1928 en Amsterdam, se decide organizar dos años más tarde, con 25 votos a favor y 5 en contra, un Campeonato Internacional, aquí si, ya podemos establecer “materialmente” el Origen de los Mundiales. En sucesivos congresos se decidió que la competición se desarrollara por el sistema de eliminación y que se llevaría a cabo cada cuatro años, en países o regiones diferentes.

Después de algunos debates en cuanto a la financiación, premios y logística, la idea llego a buen puerto y se aprobó. Ahora había que decidir fechas y sede.

Italia, España, Hungría, Holanda y Uruguay fueron los primeros candidatos a ser sede el primer torneo.  Tras las diferentes propuestas de los países, promociones y proyectos, Uruguay, tiró la casa por la ventana y ofreció las mejores condiciones para los equipos. Se ofreció total cobertura, viajes en primera clase, alimentación, hospedaje y dinero a los jugadores para visitar el país durante ocho días a partir del día en que terminaba la Copa, para disfrutar.

Además en la decisión final se se tubo en cuenta que Uruguay había ganado los Juegos Olímpicos en 1924 y 1928.

Aún así y gracias a los esfuerzos y convicciones de Rimet asistieron solo 4 equipos europeos: Francia, Rumania, Bélgica y Yugoslavia. Uruguay que además celebraba su centenario como país, encajo la ausencia de Alemania, España, Italia e Inglaterra como un desplante, reino la indignación entre los charruas. En forma de venganza, los Uruguayos, que eran el mayor atractivo del fútbol mundial no viajaron a los siguientes mundiales de Italia 1934 y Francia 1938. Volvieron en 1950, al de Brasil, para dar el Maracanazo.

En su mundial con los vecinos americanos no hubo problemas. De tierras del sur asistieron México, Argentina, Chile, Bolivia (Viva Urugay!), Brasil, Perú, Paraguay y Estados Unidos.

uruguay en su mundial

por supuesto, Uruguay se consolidó como la selección invencible tras ganarlo y sumar a su palmarés otro título, además de los dos primeros Oros Olímpicos.

El trofeo original fue realizado en oro representando a la Dama de la Victoria extendiendo ambos brazos para sostener una copa de octogonal con una base de mármol.

primera copa del mundo

 

Este trofeo se denominó “Copa Jules Rimet” en homenaje al fundador de la Copa Mundial. Durante el periodo que comprendió los tres primeros campeonatos que se celebraron antes de la II Guerra Mundial (1930, 1934 y 1938), la denominación fue simplemente “Copa Mundial”.

En la actualidad, la Copa Mundial consigue hipnotizar a todo el público del planeta. El torneo celebrado en Francia en 1998 logró una audiencia global de más de 3.700 millones de personas, de las cuales aproximadamente 1.300 millones siguieron la final de fútbol en la tele. Más de 2,7 millones de espectadores acudieron a presenciar los 64 partidos disputados en los estadios franceses.

Sin embargo, tras todos estos años y después de todos los cambios que se han producido, el centro de atención de la Copa Mundial de la FIFA sigue siendo el mismo: el reluciente trofeo de oro, que encarna las aspiraciones de cualquier futbolista.


 

Os dejo con un video promocional de United Passions, un film moderno sobre el Origen de los Mundiales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>